Pastel de queso fresco

El postre ideal es un rico pastel de queso fresco con mermelada de fresa como el de esta receta. Cremoso y crujiente, a la par que dulce.

Receta de pastel de queso fresco

Ingredientes para preparar pastel de queso fresco

  • 300 gr. de queso fresco
  • 500 ml. de nata para repostería
  • 100 gr. de queso mascarpone
  • 1 sobre de gelatina de sabor neutro
  • 300 gr. de azúcar
  • 2 paquetes de galleta
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • Mermelada de fresa

¿Cómo preparar pastel de queso fresco?

  • En primer lugar vamos a preparar la base del pastel de queso fresco machacando las galletas y mezclándolas con la mantequilla. Cuando tengamos la masa bien hecha la repartimos en el fondo de un molde y la introducimos en el congelador durante un par de horas.
  • Ponemos un cazo al fuego y añadimos la nata para repostería. Calentamos a fuego lento y añadimos el queso mascarpone. Agregamos el azúcar a la crema del pastel de queso fresco y batimos con unas varillas.
  • Troceamos el queso fresco y lo añadimos. Trituramos todo hasta que quede bien fino.
  • Disolvemos la gelatina según nos indique el fabricante y la incorporamos al relleno del pastel de queso fresco.
  • Sacamos del congelador la base de la tarta y vertemos la mezcla de queso, nata y gelatina. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego introducimos el pastel de queso fresco en el frigorífico durante un 2-4 horas para que termine de cuajar.
  • A la hora de servir cortamos en cuñas y añadimos por encima de cada porción un poco de mermelada de fresa.
  • Foto orientativa: Ruocaled